Hemeroteca

En el 2007 se baten todos los récords de temperaturas

[ Translate to English ] [ Traduir al català ]

Los meteorólogos han registrado pautas anormales del clima durante más de una década, pero nada igual a lo del 2007. Fue un año de clima tan extremo que la Organización Meteorológica Mundial difundió una información de prensa con la crónica de todos los récords y los acontecimientos inusuales.

Los científicos dicen que habrá que acostumbrarse a esto. A medida que continúe el cambio climático provocado por los seres humanos, el mundo experimentará más temperaturas extremas, lluvias torrenciales y sequías prolongadas, advierten.

“Estamos presenciando una tendencia creciente de años inusuales”, dijo Michael MacCracken, ex alto meteorólogo del gobierno y ahora científico jefe en el Instituto del Clima en Washington. “Muy pronto los años inusuales van a convertirse en la norma“.


Enero fue el primer mes más caluroso de que se tiene registro en todo el mundo, 1,53 grados Fahrenheit por encima de lo normal, que equivale a casi un grado centígrado.

Fue la primera vez desde que empezaron a registrarse las temperaturas en 1880 que la temperatura promedio del globo ha estado tan por encima de la media para cualquier mes del año.

Y en momentos en que el 2007 toca a su fin, también se está configurando como el año más caluroso que se haya registrado en el hemisferio norte.

· Las estaciones meteorológicas estadounidenses registraron récords absolutos o iguales de calor 263 veces en el año, según un análisis de la Associated Press sobre datos meteorológicos estadounidenses.

· Inglaterra tuvo el abril más caluroso en 348 años de registros del clima, superando el récord de 1865 en más de 1.1 grado Fahrenheit.

No fue sólo la temperatura

Hubo otros sucesos climáticos inusuales:

· Un tornado se desencadenó sobre la ciudad de Nueva York a mediados de agosto.

· En Oriente medio, un ciclón inesperado se produjo en junio en Omán e Irán.

· Los enormes lagos estadounidenses disminuyeron su extensión y profundidad.

· Atlanta debió preocuparse por su suministro de agua potable.

· Sudáfrica registró su primera nevada significativa en 25 años.

· Y en la Isla Reunión, a 640 kilómetros al este del continente africano, cayeron casi 394 centímetros (155 pulgadas) de lluvia en tres días, récord mundial para la mayor cantidad de lluvia en 72 horas.

Los extremos climáticos aislados no pueden atribuirse al calentamiento global, dicen siempre los científicos. Sin embargo, “son sus características y los escenarios diferentes’’ lo que lleva la señal de los cambios climáticos producidos por el ser humano, dijo el experto Phil Jones, director de investigación climática en la Universidad de East Anglia en Inglaterra. Lo peor, según los científicos, se registra en el Ártico, que se calentó notablemente en el 2007, marcando récords por la cantidad de hielo derretido.

El 2007 pareció ser el año en que el cambio climático conmovió los termómetros, y quienes advirtieron que estaba empezando a ocurrir fueron reconocidos.

El documental “An Inconvenient Truth’’ del ex vicepresidente Al Gore ganó un Oscar, y Gore compartió el Premio Nobel de la Paz con el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, un grupo internacional de miles de científicos.

El panel, organizado por las Naciones Unidas, dio a conocer cuatro informes en el 2007 en los que dijo que el calentamiento global producido por los seres humanos era indiscutible y una amenaza inminente para millones de vidas.

En los primeros diez meses, fue el año más caluroso registrado en tierra y el tercero más caluroso cuando se incluyen las temperaturas oceánicas.

Los récords se sucedieron, especialmente en agosto

· En las estaciones meteorológicas estadounidenses se establecieron o empataron más de 8.000 marcas de calor para fechas específicas de ese mes.

· Lo más notable fue que en ese mismo mes, más de 100 récords absolutos de temperatura fueron empatados o superados –independientemente de la fecha– ya fuese para el máximo registro o la temperatura baja más cálida por la noche.

· En comparación, sólo 14 marcas máximas de bajas temperaturas fueron establecidas o empatadas a lo largo de todo el año hasta principios de diciembre, según registros del Centro Nacional de Datos Climáticos.

· Por ejemplo, el 10 de agosto la ciudad de Portland, en Tenesí, alcanzó los 38,89 centígrados, empatando una marca absoluta de calor. El 16 de agosto llegó a 39,44 y Portland registró nueva marca. Pero al día siguiente volvió a establecer otro récord con 40.56 grados.

· Durante el año, las estaciones meteorológicas de 35 estados, desde Washington a la Florida, registraron o empataron récords absolutos de calor.

· En Europa durante el verano las olas de calor extremo mataron a docenas de personas.

No fue sólo el calor. Fue también la lluvia, ya fuese por excesiva o por escasa.

· Más del 60% del territorio de Estados Unidos estuvo anormalmente seco o padeció sequías en algún momento en agosto.

· En noviembre la principal fuente de agua de Atlanta, el Lago Lanier, se encogió a su menor superficie jamás alcanzada.

· El Lago Okeechobee, crucial para el sur de la Florida, tuvo su menor nivel de la historia en mayo.

· El Lago Superior, el mayor y más profundo de los Grandes Lagos, bajó a sus menores niveles históricos en agosto y septiembre.

· Los Angeles registró su año más seco desde que lleva registros.

· Los lagos alimentados por el Río Colorado, que ayudan a suministrar agua a más de 20 millones de personas en el oeste, estaban sólo a la mitad de su nivel.

· Australia, que ya de por sí tiene terreno seco, sufrió la peor sequía en un siglo, lo que hizo del calentamiento global un tema electoral.

· En el otro extremo, cayeron lluvias récord en China, Inglaterra y Gales. Minnesota tuvo lo peor de los extremos: una sequía devastadora en junio y julio seguida por lluvias récord en agosto.

· En un solo día de marzo, el sur de California registró lluvias torrenciales, granizo, nieve y vientos intensos.

Deshielo histórico en el Ártico

Y aun así ninguno de esos acontecimientos preocupó tanto a los científicos como lo que ocurrió en el Ártico durante el verano. El hielo se derritió no solamente a niveles récord, sino mucho más allá del récord anterior. El paso del noroeste estuvo más navegable que lo que había estado en los tiempos modernos.

Las capas de hielo que cubren una parte de Groenlandia se retiraron a un nivel récord y el permafrost de Alaska se calentó a niveles nunca vistos.

Fuente: Milenio

Be Sociable, Share!

Leave a Reply